astrolink-galaxy

Veja seu Mapa Astral Grátis!

¿Ya eres miembro de Astrolink? 

Comprendiendo los 4 Elementos

Fuego, Tierra, Aire y Agua

Modo luminoso

10 minutos de lectura

¿Quiere saber cómo puede afectar esta información a su vida?

Todos incorporamos los 4 elementos de alguna manera en nuestras vidas. Estamos parados en la Tierra y de ella obtenemos parte de nuestro sustento. La información que nos rodea apela a nuestro intelecto, invocando al elemento Aire. Nuestras acciones están regidas por el dominio del Fuego, con su voluntad, iniciativa y energía, mientras que las emociones desencadenadas por nuestras experiencias invocan al elemento Agua. El ser humano experimenta todos los elementos desde su concepción: al sumergirse en el líquido amniótico (agua), en la formación del cuerpo material (tierra), conectando los latidos e impulsos eléctricos (fuego) y haciendo que sus pulmones valgan la pena, realizando primera ingesta de oxígeno y emisión de sonido (aire).

En otra analogía, cuando besas a alguien también hay cierta química involucrada. El contacto físico de los labios (tierra), la emoción que recorre el cuerpo (agua), los pensamientos que cruzan tu mente (aire) así como el deseo, la iniciativa, la pasión y la atracción (fuego). Los alquimistas y astrólogos siempre se han esforzado por lograr el equilibrio de los cuatro elementos para transmutar las situaciones imperfectas, normales y mundanas.

La mayoría de las sustancias o interacciones físicas son mezclas de múltiples elementos que interactúan dinámicamente entre sí. Veamos la quema de madera, por ejemplo. Puede contener fuego (visible a través del proceso de quema), aire (cuando consume el oxígeno que alimenta la llama y cuando escuchamos el silbido de su quema), agua (que se eliminará en el proceso para que la madera se convierta en carbón) y tierra (la ceniza que queda cuando la madera se quema por completo). El fuego y el agua son los elementos más puros. El fuego es más ligero y sube, mientras que el agua tiene una tendencia natural a bajar.

El Cuadrado Elemental

Como los elementos están definidos por dos cualidades de un total de cuatro, forman el llamado Cuadrado Elemental. Los elementos que comparten una de sus cualidades se consideran adyacentes entre sí, mientras que los que están en diagonal entre sí en el cuadrado se consideran opuestos.

Las cualidades opuestas, caliente y fría, húmeda y seca, intentan moverse una hacia la otra, pero no pueden hacerlo directamente. La Rotación de los Elementos comienza con el proceso de adaptación (Agua), continúa con la expansión (Aire), luego la producción (Fuego) y finalmente la contracción (Tierra). Los alquimistas usaron este modelo para cambiar la materia de un elemento a otro. El agua elemental no puede convertirse en fuego sin pasar primero por el aire.

Este concepto se refleja en muchos lugares de la naturaleza: las estaciones de primavera (adaptación), verano (expansión), otoño (producción) e invierno (retracción), en la vida de los seres humanos (infancia, juventud, madurez y vejez) y en el viaje de las plantas (semilla, retoño, árbol, corteza podrida).

La contribución de los 4 elementos en la astrología

Podemos dividir los cuatro elementos en dos partes: Femenino - Yin (agua y tierra) y Masculino - Yang (fuego y aire). Es un espejo de los dos grandes arquetipos humanos, el femenino (ternura, introspección, fertilidad y practicidad) y el masculino (actividad, expansión, energía y comunicación).

Esta división nos dice que, para alcanzar un equilibrio cercano a la perfección, necesitamos comprender, honrar y mejorar nuestras características personales, respetando e identificando la fuerza de los 4 elementos en nuestras vidas, respetando el concepto de los 4 elementos.

Podemos dividir los cuatro elementos en dos partes: Femenino - Yin (agua y tierra) y Masculino - Yang (fuego y aire). Es un espejo de los dos grandes arquetipos humanos, el femenino (ternura, introspección, fertilidad y practicidad) y el masculino (actividad, expansión, energía y comunicación).

Esta división nos dice que, para alcanzar un equilibrio cercano a la perfección, necesitamos comprender, honrar y mejorar nuestras características personales, respetando e identificando la fuerza de los 4 elementos en nuestras vidas, respetando el concepto de los 4 elementos.

FUEGO

FogoEl elemento Fuego en astrología representa acción, ímpetu y creatividad, alimentando a Aries, Leo y Sagitario. Se considera cálido y seco. Tiene un alcance radiante, simboliza la expansión, el calor, la luz, el coraje, la voluntad de luchar, dominar y vencer, pero también favorece la elevación espiritual, la lucidez extrema y la purificación del alma. En los humanos representa la mente super-consciente. El símbolo del elemento Fuego es un triángulo que apunta hacia arriba y representa el deseo de escalar debido a sus cualidades cálidas y secas.

Las personas con abundancia del elemento fuego tienden a ser más optimistas, idealistas, dinámicas, ardientes, apasionadas, entusiastas, directas, espontáneas, ingenuas, expansivas, con más inspiración, motivación, coraje para imponerse, para asumir riesgos y afrontar desafíos. Suelen mostrar energía, determinación, ardor, perseverancia y pueden preferir mandar más que obedecer. Toda esta disposición puede traer más ajetreo e impulsividad. Un fuego fuera de control, por ejemplo, puede ser muy peligroso, ya que el otro lado de la energía tiende a ser algo falto de tacto, demasiado ambicioso, violento, enojado, autoritario y agresivo, física o verbalmente. Pueden ser un poco insensibles e indiferentes, a veces también egoístas y arrogantes. Cuando están enojados, tienden a lastimar a los demás, pero generalmente no guardan rencor. Antiguamente se les llamaba personas con “Ánimo Colérico”.

 Podemos pensar siempre en el Fuego como algo más ardiente, idealista y abstracto, una energía que influye en la creatividad, las nuevas ideas, que suscita aventuras, impulsan la acción y nuestro lado artístico. Vivir el presente, pasar página de la situación, demostrar que la vida es buena y superarse son temas que siempre están presentes en este elemento.

Aprende más sobre el elemento Fuego


TIERRA

Terra

El elemento Tierra significa sustancia y practicidad, siendo el sello distintivo de Tauro, Virgo y Capricornio. Se considera frío y seco. Representa estabilidad y solidez, dando a las sustancias su fuerza y ​​forma. En los humanos, representa el cuerpo físico. El símbolo del elemento Tierra es un triángulo que apunta hacia abajo con una línea que lo atraviesa. El triángulo descendente representa que la Tierra está mojada y busca descender, pero su componente seco bloquea su descenso total.

Las personas con mucha tierra en la carta natal suelen ser más introspectivas, pasivas y dotadas de una fuerte empatía, además de ser más tranquilas, lentas y frías. Tienden a ser más resistentes, con mucha fuerza de voluntad. El elemento también otorga más solidez, estabilidad, persistencia y un carácter concreto que puede atraer ansiedad, pesimismo o realismo extremo. Este elemento es también sinónimo de sensualidad, placeres terrenales y seguridad material o sentimental, con sus características de producir, mantener, formar, construir, establecer, contener y limitar. Los signos de tierra hacen uso de su característica elemental de diferentes maneras: Tauro invierte, disfruta, produce y se apropia. Virgo elabora, perfecciona, detalla y escudriña las cosas. Capricornio gestiona, estructura, planifica y gobierna. Antiguamente se les llamaba personas con estado de “Animo Melancólico”.

 Podemos pensar en la Tierra como algo concreto, detallado, práctico, seguro, una energía que influye en nuestra capacidad de realización sólida, además de una mayor afinidad con los límites, con el mundo material y los sentidos físicos.

Aprende más sobre el elemento Tierra


AIRE

El elemento Aire corresponde al espectro mental, el intelecto, la comunicación y el intercambio, siendo el motor de los signos de Géminis, Libra y Acuario. Se considera cálido y húmedo. Está por debajo del Fuego y por encima de la Tierra, siendo omnipresente, difuso y móvil. En los humanos representa la mente autoconsciente. El símbolo de su elemento es un triángulo que apunta hacia arriba con una línea horizontal que lo atraviesa. El triángulo ascendente representa que hace calor y busca ascender, pero el componente húmedo bloquea su ascenso total.

La función del elemento Aire es estimular el razonamiento y el intercambio de información. Como todos respiramos el mismo aire, el elemento también actúa como componente social, es decir, de todos los elementos, es el único que nos vemos obligados a compartir de forma menos controlada. Favorece mucho más la razón y la lógica en detrimento de la sensibilidad o las emociones. Algunas de sus características son: transmitir, agitar, movilizar, comunicar, oxigenar, fomentar, dinamizar y purificar.

En este caso, Géminis se trata de comunicar, desarrollar e intercambiar, Libra se trata de ajustar, equilibrar, armonizar y socializar y Acuario se trata de progresar, revolucionar, inventar, innovar y energizar. Al igual que los otros elementos, el aire tiene sus extremos y puede aparecer como una brisa ligera o convertirse en un huracán devastador. De todos los elementos, es el más difícil de predecir sus acciones y tiene tendencia a la inestabilidad y la imprevisibilidad. El mismo aire que sopla y enfría también puede alimentar incendios y propagar toxinas. Las personas con una gran fortaleza del elemento aire siempre están enfocadas en mejorar propuestas e ideas, aportando nuevos conceptos y favoreciendo las invenciones. Antiguamente eran clasificados como personas con “Animo Sanguíneo”.

 Podemos pensar siempre en el Aire como algo volátil y vinculado al intelecto y la comunicación. Es una energía que estimula la mente y da fuerza a nuestros pensamientos y la propagación de la información.

Aprende más sobre el elemento Aire


AGUA

Água

El elemento Agua en astrología gobierna las emociones, la mente subconsciente, la sensibilidad, los sentimientos y rige los signos de Cáncer, Escorpio y Piscis. Se considera frío y húmedo. Se eleva por encima de la Tierra, pero está por debajo del Aire. Aporta flexibilidad y nutrición de sustancias. El símbolo del elemento Agua es un triángulo que apunta hacia abajo y representa el deseo de descender debido a sus cualidades frescas y húmedas.

La fuerza de este elemento puede hacer que las personas sean más pacientes, compasivas, empáticas, reservadas, imaginativas, soñadoras, desinteresadas, más artísticas, intuitivas, emocionales y sensibles, y que sientan más fácilmente algo que puede haber pasado desapercibido para otras personas. Sus características elementales son humectantes, hidratantes, purificantes, refrescantes, tonificantes, limpiadoras, calmantes, protectoras y diluyentes. Las personas con mucha predominancia del elemento agua tienden a ser más influyentes, consideradas más emocionales y sensibles, así como más adaptables a cualquier entorno. Sin embargo, puede que les resulte más difícil adaptarse por completo a los confines del mundo material, y también pueden ser un poco más perezosos, indecisos, vulnerables o hipersensibles.

A diferencia del fuego, que sube y se expande, el agua es de naturaleza Yin, dirigida hacia abajo. Por eso muchas personas con predominio de este elemento tienen cierta tendencia a la melancolía, a deprimirse o desanimarse más fácilmente. Las emociones pueden dar la impresión de estar siempre desbordadas, a flor de piel, aunque pueden actuar de forma un poco impulsiva, ahogándose en sus propios sentimientos. Tienden a seguir los deseos de los demás por encima de los propios con más facilidad. Siempre necesitan estar en buena sintonía con su existencia, de lo contrario pueden sumergirse tan profundo que se vuelve difícil regresar. Antiguamente eran clasificados como personas de “Ánimo Flemático”.

 Podemos pensar siempre en el agua como algo conectado a las emociones. El agua es transparente, haciendo que todos los sentimientos ganen fluidez, nutrición y fuerza por donde pasa.

Aprende más sobre el elemento Agua

Categorías

O céu no momento...

sábado, 13 de abril de 2024 | 18:19