astrolink-galaxy

Veja seu Mapa Astral Grátis!

¿Ya eres miembro de Astrolink? 

Comprendiendo el signo Ascendente

Un ángulo de gran importancia en nuestra Carta Astral

Modo luminoso

17 minutos de lectura

El Ascendente es una colocación en el Mapa Astral que indica los matices de nuestra personalidad, como es nuestra “máscara social” y la primera impresión que dejamos. Es decir, es este signo que aparece inmediatamente cuando alguien se encuentra con nosotros.

Muchos aún consideran al Ascendente como uno de los temas más complejos de la astrología, provocando innumerables dudas interpretativas. ¿Qué es en realidad? ¿Es algo que complementa a nuestro Sol? ¿Es más fuerte o más débil que el signo solar?

Se preguntan: ¿soy más como mi ascendente o mi signo solar? Abundan las preguntas. Te mostraremos a continuación algunas reflexiones que debes saber sobre este posicionamiento astrológico, que forma parte de la cruz cardinal de tu Mapa Astral.

¿Cómo saber tu ascendente?

​Para empezar, por definición básica, el Ascendente es la cúspide (la línea que marca el comienzo de una Casa Astrológica) de la Casa 1 en su carta, es decir, es el signo que está saliendo en el horizonte en el momento exacto de tu nacimiento.

Astronómicamente sería el grado de la eclíptica que está ascendiendo en el momento del nacimiento desde que la persona nació hasta los límites de los círculos polares ártico y antártico. Por encima de ellos, como los signos no salen ni se ponen, se entiende que está el sector de la eclíptica que está en el Este absoluto en el momento del nacimiento: el sistema topocéntrico de las casas astrológicas.

La posición del Ascendente da una vuelta completa al zodíaco cada 24 horas. Por lo tanto, cambia de un signo a otro más o menos cada 2 horas (alrededor de 1 grado cada 4 minutos) especialmente para las ciudades cercanas al ecuador terrestre. Por lo tanto, es muy importante que la hora de nacimiento sea ingresada correctamente para generar su Carta Natal lo más precisa posible.

El signo Ascendente es la zona de la carta que más tiene que ver con nuestra complejidad física, mente espontánea, temperamento, disposición, respuestas inmediatas casi automáticas y nuestra imagen proyectada. También representa una tarjeta de presentación personal y actúa como un filtro de cómo nuestros cinco sentidos captan el entorno en el que estamos insertos.

El comienzo del viaje

El Ascendente indica el inicio de nuestro contacto con el mundo y el paso que dimos hacia la vida, entre otras cosas. Es aquí donde comienza el primer cuadrante, donde el individuo toma conciencia de sí mismo y comienza su búsqueda, descubre su valor y su capacidad para interpretar e interactuar con el mundo que le rodea. Así es como él empieza las cosas.

Esta ubicación puede revelar muchas cosas interesantes sobre la personalidad de una persona según el signo que esté ocupando y los planetas cercanos a él. 

Si estás en un signo de naturaleza astrológica que es rápido y asertivo, probablemente el individuo será un niño con mucha energía y lo demostrará cada vez que inicie algo. Si está en un signo más tranquilo, entonces probablemente el ambiente inicial también será sereno y la persona tenderá a tomarse las cosas con más calma. De alguna manera, siempre estamos buscando las características de este signo. Por eso constantemente deja marcas en nuestra personalidad.

Este signo también puede indicar la primera impresión que damos, así como las máscaras emocionales, intelectuales y físicas que llevamos a lo largo de nuestra vida. En este caso, la palabra "máscara" no se usa en sentido peyorativo (persona en griego significa máscara), sino sólo como un "accesorio que usamos", es decir, una forma de expresión momentánea, reactiva, muchas veces defensiva, que protege las capas más sensibles de nuestro ser.

Es lo que parecemos ser o lo que queremos transmitir a la gente. Pero no es el tipo de máscara que usas convenientemente, solo cuando quieres. Está contigo todo el tiempo. Por eso, el signo del ascendente y las estrellas presentes cerca de él pueden traer sensaciones a los demás en las primeras impresiones que uno tiene, a primera vista, o incluso la idea que uno tiene cuando solo ve la imagen momentánea o mediática.

Tu esencia interior es tu signo solar, pero la ropa que vistes es tu Ascendente. Por ejemplo, las personas de Capricornio, por esencia, valoran la responsabilidad, siendo ambiciosas y cautelosas. Pero si uno de ellos tiene el Ascendente en Aries, puede querer dar la impresión de ser valiente, rápido, pionero, perceptivo, que toma la iniciativa. Muchos a su alrededor pueden pensar que esta persona tendría un inmenso potencial para el emprendimiento.

Otra analogía interesante es que el Ascendente es tu vehículo para moverte por el mundo, mientras que el Sol es tu guía. En este caso, tenemos que asumir que la persona ha desarrollado características solares y que el "yo" espontáneo está a cargo, mientras que el ascendente es solo la tarjeta de presentación. Y las combinaciones pueden ser bastante interesantes. Por ejemplo:

Podría ser que un maestro (alguien con el Sol en Sagitario) esté conduciendo un automóvil muy rápido (Aries Ascendente) mientras viaja alrededor del mundo.

Un ejecutivo (Capricornio) conduciendo una locomotora (Ascendente Tauro).

Puede ser que el vehículo y la persona que lo conduce no coincidan tanto, pero definitivamente están juntos y necesitan entenderse para ver si hay un deseo de desarrollar los mejores potenciales. Eso sí, funciona mejor cuando el Ascendente es también del mismo signo solar o de características muy parecidas, ya que en este caso el andar se vuelve más fluido.

Si no hay tanta similitud, el esfuerzo administrativo debe ser mayor, ya que habrá necesidad de confrontar, conciliar, convivir con diferentes voces dentro de la estructura y administrar diferentes potencialidades.

¿Quiere saber cómo puede afectar esta información a su vida?

Ascendente y la imagen que transmites

La imagen que transmitimos a los demás está ligada al uso que hacemos de los potenciales astrológicos observados durante siglos, que se encuentran en nuestro Ascendente, en sus diversas formas de presentación, que van desde los espectros más discordantes hasta sus naturalezas más consonantes y complejas. 

Así, una persona con Ascendente Libra puede parecer bastante carismática y sociable (una forma de manifestación más estable y consonante) o muy vacilante, sin saber decir "no" cuando se le necesita (otra faceta de la misma característica, pero de carácter más caótico y de naturaleza inestable).

Por otro lado, cuando hay mucha divergencia entre el Sol y el Ascendente, la persona puede dar una imagen ligeramente diferente de lo que es. Cuando el signo solar esté en mayor armonía con el Ascendente, tu imagen y lo que eres en esencia no presentará tanto contraste.

Por ejemplo, si la persona tiene a Piscis como signo solar pero Ascendente en Cáncer, parecerá más emotivo y sensible, y es probable que así sea, ya que los dos signos corresponden al elemento Agua, que es directamente relacionado con las emociones y aporta un mayor potencial para la sensibilidad. Con un Ascendente en Acuario, las cosas serian bastante diferentes.

¿El Ascendente se hace cargo después de los 30 años?

No. El Ascendente también demuestra nuestros gestos y algunas de las cosas que necesitamos para evolucionar a lo largo de la vida. Cuando finalmente logramos desarrollar las características allí posicionadas, es como si estuviéramos mezclando nuestra verdadera esencia con la imagen que transmitimos al mundo.

Con el tiempo, si las características son muy diferentes y esto molesta a la persona, trabajar en uno mismo y aprender a manejar tales diferencias puede reducir las tensiones y ansiedades internas. Esto suele ocurrir alrededor de los 30 años, cuando tenemos la primera sensación de madurez. Después de los 30 años, en general, tenemos muchos cambios psicológicos, pues vamos saliendo de etapas de fuerte presencia de energía física, de crecimiento y ya hemos adquirido alguna experiencia externa cuyos recuerdos cuestionan algún ímpetu de búsqueda interna.

Es por eso que a menudo se dice que comenzamos a "vivir el ascendente", lo que de hecho no sucede. Pasamos, si nos dedicamos al acto de conocernos a nosotros mismos, a pensar y sentir las voces interiores, los recuerdos, las emociones y los instintos, a aceptar los contratiempos, agujeros y contradicciones interiores, si es que existen.

Y esto no es solo una coincidencia: es precisamente alrededor de esta edad que se produce nuestro primer Retorno de Saturno.

Saturno es un planeta que tarda unos 29 años en dar una vuelta completa al Zodíaco y es a esta edad que estará completando su primer ciclo, volviendo al punto en el que estaba el día de tu nacimiento.

Saturno, en los estudios astrológicos, representa estructura, nuestros límites, reglas, madurez, conciencia de lo que hacemos en la vida y la reacción que cosechamos de nuestras acciones.

Antes de los 28/30 años, muchas veces la persona aún puede estar muy influenciada por la familia y no tener su vida económica del todo estable, dependiendo de familiares o amigos.

En este primer retorno, Saturno indica una mayor conciencia de nuestras limitaciones y nuestro potencial. Es como si hasta que llegas a esa edad solo estás planeando, tratando de hacer algo con tu vida. A partir de ahí, empiezas a tener más responsabilidad, se agudiza tu sentido del deber y empiezas a llevar a cabo tus planes.

A esta edad es común que surjan dudas sobre lo que has hecho o dejado de hacer hasta ahora, si ya has alcanzado tus objetivos iniciales y lo que realmente quieres a partir de ahora. 

Sientes que has llegado al primer "punto de control", el primer plazo para hacer lo que hay que hacer. Ya no quieres vivir sólo de intentos y sueños, sino correr tras tus metas, conquistándolas. Recordemos también que en este momento comienzan a aparecer los primeros signos de la edad.

Una vez que alcanza este nivel de conciencia, tiende a querer usar mejor sus habilidades para lograr lo que quiere. Y lo que desea puede estar estrechamente relacionado con su Ascendente.

Obviamente tu esencia, que proviene de tu signo solar, seguirá siendo la misma. Sin embargo, madurarás y fusionarás tu Ascendente con ella. Así, aumentan las posibilidades de utilizar tus habilidades y virtudes para conquistar tus metas y deseos.

No hay edad para evolucionar

A partir de los 30 años, vivimos con mayor facilidad y autonomía, sin importarnos demasiado la opinión de los demás, o incluso, podemos actuar en función de agradar y ser aceptados, para sentirnos más apoyados. Por lo tanto, utilizar los roles o imágenes de la posición del ascendente puede traernos importantes pistas.

Por lo general, después de esta edad tomamos conciencia para buscar lo que realmente queremos y enfrentar el hecho de que, al final, la responsabilidad es solo nuestra.

Hay un cierto agotamiento en mantenernos automatizados y así, podemos cansarnos de nosotros mismos: de las representaciones, de los roles, de las fantasías que desarrollamos de que, actuando en roles, alcanzaríamos el famoso bienestar interno de la plenitud y la paz.

Quizás sería más filosófico decir que esto se vuelve más claro cuando una persona realmente madura y su conciencia evoluciona hacia sí mismo, algo que puede suceder a cualquier edad, o en absoluto.

Nadie está obligado a evolucionar, a crecer y a entenderse a sí mismo... sólo hay inversiones personales y privadas que son mayores, menores o inexistentes en este sentido, y las consecuencias de estas inversiones suelen llegar en mayor o menor medida.

Hay personas maduras, conscientes y equilibradas de todas las edades, pero también las hay que nunca llegan. En resumen, lo que podemos decir es:  a medida que una persona evoluciona, la tendencia es a ser cada vez más consciente del potencial de su Ascendente.

Y por personas maduras, nos referimos a personas que son conscientes de su propia complejidad, de las voces evolutivas dentro de sí mismas, de su sistema nervioso, de su cuerpo, de lo que son las funciones del sueño, de la realidad interna y externa, de nuestras sensaciones, traumas y potencialidades internas, capaces de autorregulación, siendo conscientes y dirigiendo sus potencialidades, relacionándose más fluidamente en términos de vida consigo mismos y con los medios en los que interactúan.

Ser maduro no significa necesariamente ser responsable y cumplir con las reglas de respeto a todas las formas de jerarquía social, que coloca el miedo como una forma de guía existencial, y las reglas de comportamiento social, el cual es predecible y antepone siempre los problemas al placer. Este modelo se relaciona más con el “Adulto Social” (Freud llamó a esto el Superego deseado por padres, alcaldes, gobernadores o cualquier líder que quiera controlar al individuo. 

Una persona puede tener mucha responsabilidad, sentido de la jerarquía y aun así saber reconocer cuándo necesita transgredir, imponerse o cambiar. En otras palabras, no pierde la espontaneidad, aun viendo e identificándose con valores de conservación, mantenimiento y orden.

Mismo Ascendente y Signo Solar

Si el Ascendente es igual al signo solar, probablemente no necesite desarrollar este rasgo, sino aplicarlo. El Yo espontáneo y las primeras impresiones parecen no ser muy diferentes y por ello, el camino hacia la creatividad y la naturalidad se vuelve más fácil.

Eres lo que eres, por lo que es mucho más fácil manifestar tus características dentro de la estructura de tu personalidad.

Los astros que se encuentran próximos al Ascendente también indican tendencias para nuestra personalidad. En este caso, la estrella puede indicar incluso la característica más relevante de nuestra personalidad, o puede eclipsar al propio Ascendente. Por ejemplo:

  • Saturno demasiado cerca del Ascendente en Aries puede indicar a alguien que es más cauteloso e incluso temeroso, en lugar de ser tradicionalmente impulsivo e impetuoso.
  • Júpiter muy cercano al Ascendente en Virgo indica a alguien que, lejos de ser más reservado y metódico, puede volverse más entusiasta y optimista. Aquellos que antes tenían un comportamiento simple y hacían todo de una manera más cuidadosa y detallada, de repente pueden volverse extrovertidos y disfrutar más de la aventura.

Este efecto de angularidad se demostró en los estudios estadísticos de la pareja de Gauquelin (La cosmopsicologie - Gauqelin, M.).

Es decir, cualquier planeta en conjunción o formando otros aspectos con el Ascendente interactuará en su expresión. Y eso, por supuesto, se aplica a cualquier otro planeta en el mapa. Si su Sol está en Aries pero Saturno le está dando un aspecto disonante, como una cuadratura u oposición, será más difícil identificarse con muchas de las características asociadas con Aries.

También hay que tener en cuenta el planeta que rige el signo Ascendente, ya que su posición aporta datos interesantes.

Ejemplo: una persona con Ascendente Géminis, que está regido por Mercurio.

  • Si Mercurio está en Tauro, la persona que antes era menos conservadora y más despreocupada puede volverse un poco más Tauro, volviéndose más moderada, sensata y preocupada por las cosas materiales.
  • Si Mercurio estuviera en Acuario, podría haber un aumento en las habilidades de comunicación y velocidad de pensamiento, siendo un signo de Aire, más alineado con Géminis.
  • En Cáncer, la comunicación se potenciaría a través de la imaginación y el sentimiento, características que forman parte del primer signo de Agua.

En astrología, siempre debemos entender que es un conjunto de características (signos e indicadores) que determinan la síntesis interpretativa, y nunca una posición aislada.

Por eso, cuando hablamos del Ascendente, siempre debemos tener en cuenta:

  • El propio signo ascendente;
  • Las estrellas que están cerca (aproximadamente 10 grados antes y 10 grados después);
  • Las estrellas que gobiernan este signo, teniendo en cuenta el signo y la casa en que está colocado;
  • Los aspectos que interactúan con esta colocación.

Significado del Ascendente en cada signo

Aries: Es la característica del espíritu empresarial que hace que la vida avance. Palabras clave como liderazgo, individualidad, autoconocimiento, autoformación, espíritu pionero, junto con la voluntad de avanzar y emprender tienden a ganar más consistencia. El individuo tiende a volverse cada vez más inquieto y agitado por lograr y conquistar. También puede surgir un mayor deseo de liberación e independencia.

Tauro: Más practicidad. La persona puede hacer las cosas de una manera más arraigada, bajar a la tierra de manera más consistente, estar más en contacto con el mundo material, estar más tranquila y manejar su vida de acuerdo con las habilidades de la naturaleza más fija de este signo.

Géminis: Mayor comunicación e interactividad. Puede haber un deseo de leer más, aprender más, hacer más amigos, viajar y acumular experiencias variadas. Es aire mutable en acción.

Cáncer: Más experiencias emocionales y mayor orgullo por sus orígenes. Puede ser más difícil alejarse del núcleo familiar y hay un deseo más fuerte de cuidar a los que te rodean.

León: El valor de la imagen gana más atención. La característica astrológica de Fuego en calidad Fija en astrología indica una conciencia de los aspectos de liderazgo que tienes y la importancia que pueden tener las imágenes.

Virgo: Vocación al trabajo. Puede ser una persona de hábitos y rutina, consolidando la precisión de Virgo.

Libra: Más diplomacia, mayor poder de negociación, mayor influencia en las ventas (de productos o ideas). Es posible que desee poner en práctica sus cualidades inherentes de armonía, buscando equilibrar y ayudar a quienes lo rodean.

Escorpio: Poder personal. Es un signo de Agua Fija que transmite una sensación de fiabilidad y control.

Sagitario: Avances en investigación y conocimiento. La vía académica, la educación superior, la maestría, el doctorado, la enseñanza libre, el acto de aprender, enseñar y disertar, la vena científica o filosófica, cobran más protagonismo. También puede manifestarse una naturaleza más relajada.

Capricornio: Las responsabilidades ganan protagonismo. Una curiosidad que puede ser común a quienes tienen este Ascendente es pasar por algunos problemas justo al comienzo del camino. Esto obliga a la persona a desarrollar más responsabilidad desde la niñez o la adolescencia.

Acuario: Mayor flexibilidad sin creencias ni reglas ciegas. Consigue trabajar cosas más exóticas y diferentes de una manera más sencilla, escapando de la idea de una realidad llena de reglas.

Piscis: Empatía y mayor búsqueda espiritual. La empatía, la sensibilidad y la emotividad se amplifican y puede haber más sintonía con el mundo astral superior.

Evolucionar es también ascender

Como pudimos ver, para que el Ascendente juegue un papel cada vez más relevante en nuestras vidas, debemos madurar y evolucionar. Cuando nos hacemos más conscientes de quiénes somos, qué queremos y el mundo que nos rodea, podemos abrazar sus influencias y canalizar su potencial para ayudarnos en nuestro camino.

El Ascendente es una de varias claves para nuestro desarrollo a lo largo de este viaje.

¡Después de todo, evolucionar (para aquellos que tienen la intención de hacerlo) no es más que ascender!

Más sobre Ascendente en Signos

Categorías

O céu no momento...

quarta-feira, 24 de julho de 2024 | 03:09