Luna en Astrología

Luna - Hábitos y emociones

La Luna era llamada Luna por los romanos, Selene y Artemis por los griegos y también se la llamaba con muchos otros nombres en otras mitologías. Representa la naturaleza básica de nuestros instintos y sentimientos. Las personas intuitivas a menudo encuentran un posicionamiento muy fuerte de la luna. La estrella tiene una influencia directa en la mente y esta influencia se puede capturar y sentir de diferentes maneras durante cada fase.

Características y dignidades de la Luna:


Astronómicamente, la Luna es una extensión de la Tierra, es su satélite natural y por estar muy cerca de la Tierra, su fuerza gravitacional influye en las mareas y la vida en el planeta como un todo. En la Astrología, en cambio, es un arquetipo con muchos simbolismos y en su glifo astrológico, las líneas crecientes están duplicadas, indicando el alto nivel de receptividad, percepción y sensibilidad involucrados. Mientras que la Luna física orbita la Tierra, en los esquemas astrológicos viene inmediatamente después del Sol como una prioridad. El Sol y la Luna son como si fueran el Padre y la Madre.

La estrella refleja la luz del sol a nuestro planeta por la noche, iluminándonos mientras descansamos y restauramos nuestra energía para el día siguiente. Debido al alto grado de receptividad involucrado, en la astrología la estrella simboliza nuestras emociones, intuición, hábitos, nuestras reacciones inmediatas a los eventos (aquellas que se muestran rápidamente sin tiempo para pensar con claridad sobre lo sucedido) y el lado más inconsciente, así como nuestros primeros años de vida. También simboliza al pueblo y a las mujeres en general, a las hermanas mayores, a las tías, a alguien que ayudó a cuidarlo a usted, a su esposa y a su madre.

La Luna se mueve entre 12 y 13 grados al día y para completar todo su ciclo en el zodíaco, tarda un promedio de 29,5 días, permaneciendo dos días y medio en cada signo. La Casa 4 está asociada con la Luna, que rige el signo de Cáncer y tiene como día de la semana el lunes - o Monday (“moon day” en inglés). Tiene su exaltación en el signo de Tauro y su caída en Escorpio.

Nuestro poder interior

La Luna es básicamente un factor emocional y no racional. Su influencia en nuestra personalidad tiende a ser instintiva, se da a los caprichos del signo que está utilizando para operar. Representa el lado izquierdo del cuerpo, controlado por el hemisferio derecho del cerebro. Está conectada con los ciclos de la naturaleza, así como con los ciclos de nuestro cuerpo y nuestros hábitos arraigados, siendo la llave selectora de nuestras emociones.

El signo donde está nuestra Luna muestra lo que nos hace sentir emocionalmente nutridos, seguros, satisfechos y las cosas que hacemos en un esfuerzo por satisfacernos a nosotros mismos y a los demás. Es el lado de nuestra personalidad que expresa el gusto por las pequeñas cosas de la vida en el día a día.

Mientras que la energía del Sol muestra a los demás nuestra autoafirmación, quiénes somos en el mundo, la energía de la Luna se mueve con nuestro interior, nos da sensibilidad e intuición, muestra quiénes somos internamente. Representa todo lo que hacemos sin razonar, toda la comunicación no verbal realizada por medio de nuestras emociones, ya sea de forma intuitiva o instintiva. Es un hecho que mucho de lo que expresamos por medio de nuestras emociones acaba construyendo nuestra visión del mundo. Por lo tanto, comprender las influencias de la Luna en relación con nuestros mecanismos psicológicos es fundamental para el autoconocimiento.

La Luna es un arquetipo femenino y por eso también trabaja con el concepto de maternidad y todo lo que involucra este tema. No solo retratando la relación real entre madres e hijos, sino también abordando un lado psicológico en el que usted promueve la autoaceptación, el acto de abrazarse como una forma de curar heridas emocionales o nutrirse.

Además de esta función curativa, también explica las emociones más profundamente arraigadas, por lo que lo que prevalecerá en su análisis son los deseos y las necesidades emocionales del individuo y no la razón. Y en ese caso, debemos aceptar estos sentimientos y lidiar con ellos en consecuencia para mantener nuestro equilibrio emocional y psicológico.

Como símbolo de nuestro mundo interior, el lado con el que solo las personas más cercanas e íntimas logran tener contacto pleno, es el lado que se revela a puertas cerradas. También es el llamado “Yo desprotegido”, que tiene que actuar por instinto y que suele aparecer cuando nos enfrentamos a una crisis. Debido a esto, es posible que algunas personas no se sientan cómodas con su plena expresión. En épocas de mucho estrés, las características de la luna suelen quedar expuestas y hacen que la persona se sienta un poco fuera de control o no, dependiendo de su configuración en la carta astral.

Uno de los principales movimientos de la Luna en la astrología son los hábitos que tenemos, todo lo hacemos de forma intuitiva, casi sin razonar. Se llama “estado de ánimo” y cómo reaccionamos ante cada situación: si estamos felices, tristes o enojados con más facilidad.

Como reina de la noche, es también uno de los símbolos de nuestro sueño y los sueños, el pasado y de la memoria que tenemos de él. Dirige nuestro sentido de pertenencia, de ser parte de algo o de tener más aprecio por un tipo de comportamiento u otro. Agudiza nuestro sentido de sumar, nuestra necesidad de seguridad, comodidad y bienestar.

Lua

En qué puede influir la Luna en su carta astral

La Luna puede considerarse como uno de los factores más importantes en una carta astral, ya que a menudo dice más sobre una persona que sobre la propia posición del Sol. Para tener más éxito en la vida y tener un equipo psicológico y emocional fuerte y equilibrado, que se encargará de las muchas situaciones que afectan nuestra psique en la vida cotidiana, es muy importante analizar y comprender el modo de operación de la Luna en la carta.

Comprender la Luna también puede proporcionar información sobre su experiencia con la madre biológica y/o también ayudar a describir cómo actúa la persona mientras es su propia madre. Es decir, la forma en que usted se sensibiliza con su estado emocional al lidiar con sus propias necesidades. Nuestro signo lunar es información valiosa para comprender cómo es la vida interior de los miembros de nuestra familia, de los amigos y potenciales parejas amorosas y en qué medida las emociones del otro son similares a las nuestras.

Así como al analizar y cuidar a su Sol usted garantiza su salud y creatividad, al cuidar su Luna, garantiza el mantenimiento de su estado de felicidad y nutrición. Algunos astrólogos más estrechamente vinculados a la astrología kármica dicen que el posicionamiento del Sol en una carta astral, cuando está bien desarrollado en una existencia anterior, se convierte en la Luna en la existencia actual. Es decir, el signo solar se convierte en signo lunar.

El posicionamiento de la luna puede explicar por qué dos personas con el mismo signo solar pueden ser tan diferentes. Si nació con el sol y la luna en el mismo signo, el efecto aumenta, lo que puede crear tanto armonía como una amplificación de las características del signo. Esta es una relación clave en astrología y si hay un tira y afloja entre la voluntad esencial de actuar y las emociones, puede haber un conflicto entre las propuestas del sol y la luna en la carta astral.

La Luna también garantiza nuestra capacidad de reaccionar y lidiar no solo con nuestras emociones, sino también con las de los demás. Con respecto a las casas astrológicas, la Casa 4 es la posición más fuerte para tener la Luna, junto con el signo de Cáncer. Otras buenas casas para la Luna son la 2, 5, 9, 10 y 11. Las casas 6 y 8 no se consideran buenos lugares para el posicionamiento lunar. En las casas, indica el área de la vida en que nos sentimos más emocionales y fluctuantes. También da pistas sobre lo que sucede en el entorno doméstico.

Si la Luna está en conjunción con algún planeta, su modo de operación se verá modificado, sobre todo si son aspectos con orbes muy cercanas. Por ejemplo, si Marte está en conjunción con la Luna, es más probable que las cualidades de Marte, como la agresividad, el coraje, la asertividad y otras sean parte de la personalidad visible de esa persona, donde dichos atributos también estarán cargados de energía emocional.

En la carta astral de los hombres (o personas con energía masculina muy acentuada en su personalidad), indica el tipo de mujer o energía femenina con la que la persona se siente más cómoda, que elegiría como compañera. En este sentido, la Luna no actúa como Venus, en el sentido sensual y erótico del deseo, por ejemplo. La Luna actúa en el sentido de lo que necesitamos, no de lo que queremos.

El alcance de la luna en la carta también puede decir mucho sobre nuestros intereses, pasatiempos y las cosas que nos hacen sentir bien, donde de forma automática podemos ser atraídos. Por ejemplo, una Luna en la Casa 8 puede hacer que una persona se interese más en cosas ocultas, secretos, misterios e incluso el ocultismo y la astrología. Al igual que en la Casa 9, puede aportar una mayor pasión por absorber conocimientos y apreciar el optimismo, la exploración y la libertad. En la Casa 10, nuestra carrera, reputación, fama y objetivos de vida. La casa astrológica donde se coloca la Luna en la carta astral es también el área de la vida donde la persona puede ser más secreta.

La luna (junto con la casa 2) también es una guía de hábitos y preferencias alimentarias. Si tomamos las características de la Luna, el Sol y nuestro Ascendente, mezclamos todo bien, tenemos la esencia más básica de nuestra personalidad.

El lado equilibrado de la Luna sugiere una mayor simpatía e interfiere con nuestra capacidad para comprender mejor nuestros sentimientos y reacciones, así como los de la otra persona, aumentando nuestra empatía. Despierta nuestro deseo de ayudar a los demás, de dedicarnos, nutrir y proteger, además de agudizar nuestra afectividad, intuición e instintos. Trae más satisfacción con nuestras emociones, con quienes somos internamente además de brindar más tranquilidad, seguridad, bienestar y comodidad. También ayuda a adaptarnos mejor al entorno que nos rodea.

Su lado negativo o tenso puede traer vulnerabilidad e inestabilidad emocional, generalmente bajo la forma de dependencia psicológica, falta de amor propio, sentimiento de inferioridad, humor variable, falta o necesidad de tener siempre a alguien o algún proceso que cuide de usted, dándole cariño, atención y seguridad. La persona puede volverse más tímida, pasiva, negligente, depresiva, irritada o inmadura, con tendencia a tener comportamientos de puro capricho. También abre puertas al miedo, dejando a la persona con la sensación de que está desprotegida o que no es amada. Ella entonces pasa a hacerse la víctima, sintiendo pena de sí misma o quedando atrapada en fantasías y sueños victimarios. Todo esto dependerá de cómo la Luna esté paseando e interactuando con otras fuerzas en su carta astral. La casa 4 también es importante en este tipo de análisis.

Analizar la Luna (así como la casa 4) también muestra cómo funcionamos dentro de nuestro hogar, en nuestra intimidad y aislados del mundo exterior. En una relación, a medida que nos volvemos más íntimos, terminamos dejando de lado los escudos y mostrando cada vez más nuestro verdadero lado emocional. Así, lograr la confianza en una relación depende mucho de conocer y comprender las influencias que tiene la Luna en cada individuo.

Revelar nuestro lado lunar a los demás es una demostración de confianza. A medida que nos volvemos más íntimos con alguien o nos sentimos muy cómodos con su presencia, tendemos a revelar las facetas de nuestra luna astral y también usamos sus características para complacer a la otra persona. Este acto expondrá partes de nuestra personalidad que siempre deben ser nutridas y respetadas, quedando cada vez más expuestas de forma natural y automática dentro de la relación ya que nos sentimos protegidos y seguros de que la intimidad permitida está siendo fluida y respetada.

El signo donde está la Luna muestra qué más puede hacernos felices y satisfacernos, pero también qué nos duele y nos afecta, por eso un consejo astrológico muy interesante es...

Nunca agreda a su Luna.

Esta es una frase/consejo que probablemente la mayoría de las personas confirmen: cuando sus lunas se oponen o presionan, pueden ocurrir molestias extremas y mucha reactividad. Una Luna en Tauro, por ejemplo, calma a la persona, esta no se irrita fácilmente, afronta bien las crisis y tiene una mayor aversión a las fluctuaciones emocionales (aunque se produce una explosión abrupta después de un largo período de contrariedad). Puede hacer que una persona realmente aprecie la tranquilidad, la seguridad y la estabilidad. Ahora bien, una Luna en Aries puede hacer lo contrario, que la persona siempre tenga sus emociones a flor de piel, sintiéndose más inquieta y apreciando el movimiento, la competencia y no sintiéndose tan agredida si hay cambios inmediatos en su condición.

La vida suele ser difícil, agotadora y dura. El descanso, la comodidad y la recuperación son necesidades psíquicas inherentes a todos nosotros y periódicamente necesitamos revitalizarnos y consolarnos. Atender estas necesidades es tarea de la Luna en nuestra carta astral. Es la Luna a la que recurrimos para restaurar nuestro sentido de seguridad emocional. Para algunos, esto significa mantener un lado social activo y comunicar sus sentimientos, mientras que para otros, puede significar un retiro solitario del cuerpo y la mente. Cuando entendemos nuestra esencia lunar, dejamos lo automático y comenzamos a tener una mayor inteligencia emocional.


La influencia de la Luna Luna en los Signos

La influencia de la Luna Luna en las Casas Astrológicas

Luna y tú...

Descubra la importancia del astro Luna en tu carta natal.

Crea tu cuenta gratuita o inicie sesión para averiguar en qué signo o casa se encuentra este astro y cuáles son sus beneficios.



Los astros ahora...

Sábado, 13 de Abril de 2024 | 14h33
Sol 24° 09' Ari
Luna
Nueva
28° 14' Gem
Fase Creciente
ver ciclo lunar
Mercurio 21° 17' Ari R
Venus 10° 25' Ari
Marte 16° 48' Pis
Júpiter 20° 07' Tau
Saturno 14° 58' Pis
Urano 21° 25' Tau
Neptuno 28° 21' Pis
Plutón 02° 01' Acu
Quirón 19° 41' Ari
Lilit 21° 29' Vir
Nodo Norte 15° 34' Ari R
Aspectos activosorbe
SolSextilLuna4.09
SolConjunciónMercurio2.86
SolCuadraturaPlutón7.86
LunaSextilMercurio6.95
LunaCuadraturaNeptuno0.12
MarteConjunciónSaturno1.85
JúpiterConjunciónUrano1.30
Leer más

Signos en Astrolink

Piscianos    8.96%
Arianos    8.83%
Cancerianos    8.80%
Geminianos    8.64%
Taurinos    8.58%
Acuarianos    8.28%
Leoninos    8.23%
Virginianos    8.23%
Escorpianos    8.07%
Librianos    7.91%
Capricornianos    7.88%
Sagitarianos    7.59%