Saturno en Astrología

Saturno - Disciplina y limitaciones

El glifo del planeta Saturno se parece al reverso del glifo de Júpiter y esto tiene una razón: Saturno y Júpiter simbolizan energías opuestas. Saturno parece ejercer una fuerza limitante frente a la expansión de Júpiter, no permitiendo que las fuerzas de la naturaleza de Júpiter se salgan de control. Él es el planeta que en la vida terrenal significa restricciones y obstáculos que usted debe enfrentar y un sentido de responsabilidad. Su posición en la carta astral puede indicar áreas de su vida en las que tendrá que trabajar un poco más, pero que también tienen el potencial de ser más sólidas. Por esa razón, Saturno ha sido llamado el planeta del destino, el Señor del Karma o El Gran Maléfico. Simboliza el paso del tiempo y la paciencia, la tradición y la experiencia. En el mejor de los casos, ayuda a consolidar los esfuerzos y en el peor, restringe los mismos esfuerzos.

Características y dignidades de Saturno:


saturno

Saturno es el último de los planetas sociales, el más distante de la tierra. En la astrología, representa el tiempo, la experiencia, el karma y la vejez, por lo que simboliza a personajes como el anciano sabio, el ermitaño, el Señor del Tiempo, el monje y nuestros antepasados, ya sean abuelos o ancianos en general, los que acumulan experiencia de vida. Junto con el Sol, también simboliza al patrón, maestro y padre, además del policía, juez y agente del gobierno. Básicamente habla de límites, fronteras, elecciones cuidadosas y fundamentadas, estructura y distinción entre las cosas.

En el glifo de Saturno, la cruz de la materia reemplaza y domina las percepciones del inconsciente. Comprender nuestra herencia y experiencias pasadas aporta madurez y una comprensión real de la causa y el efecto. En cuanto al equilibrio del arquetipo, si la cruz supera a la luna creciente, corremos el riesgo de volvernos muy materialistas, fríos e insensibles a las necesidades de los demás. Si el creciente vence a la cruz, nos quedamos atrapados en el pasado, temerosos del futuro, ignorantes de los ideales o dependientes de las reglas sociales.

Cuando el creciente y la cruz están en equilibrio, nos volvemos muy pragmáticos y conscientes, con una buena comprensión del pasado y las leyes de la causa y el efecto. Somos capaces de vivir en sociedad con responsabilidad, límites y paciencia.

Saturno se desplaza aproximadamente de 1 a 3 minutos al día, tardando entre 29 y 30 años en recorrer todo el zodíaco, permaneciendo unos dos años y 6 meses en cada signo. Es el regente de los signos de Capricornio y Acuario, tiene su exaltación en Libra y su caída en Aries. Tiene más afinidad con las casas 6, 8, 10 y 12 de una carta astral y con los planetas Venus y Mercurio, mientras que el Sol, la Luna y Marte son puntos de fricción. Júpiter es relativamente neutral con respecto a Saturno, actuando como su opuesto esencial; finalmente, todo lo que infla una hora necesita ser contenido para no estallar. La Casa 10 está asociada con Saturno, que tiene el sábado (Saturday) como día de la semana.

En la astrología, Saturno se ocupa de las leyes, las fronteras, la autoridad, la jerarquía, la maduración del individuo y su respeto y adaptación a la estructura social actual, interactuando con sus reglas y valores internos, con la consolidación de la realidad. Además de mostrar también nuestros miedos, revela la vergüenza o el sentimiento de culpa que podemos llevar en un área determinada de la vida.

También juzga nuestros actos pasados y presentes, influyendo en los resultados según los actos. Según la astrología kármica, la calidad de las acciones realizadas por una persona en su vida pasada pasa por el filtro de Saturno en esta, aplicando el posicionamiento y aspectos del astro en esa vida.

Generalmente es el planeta más temido o respetado por las personas que siguen la astrología, a menudo se lo llama “El Gran Maléfico”, término que proviene de los inicios de la astrología. Pero, en el fondo, no hay nada que temer con Saturno. Su influencia más difícil es solo cuando no actuamos correctamente o no entendemos y aceptamos dónde debemos trabajar más duro. En este caso, Saturno siempre está dispuesto a darnos una lección, aplicando las restricciones necesarias, enderezando el camino y haciendo que las cosas funcionen como deben ante cualquier signo de desequilibrio, a mediano y largo plazo.

Saturno es la fuerza que logra separar la paja del trigo y da según la obra. Tenemos que trabajar duro para impresionar a Saturno...

SaturnoLa influencia de Saturno en la carta astral

Saturno representa la organización de nuestra individualidad y proporciona la estructuración de una identidad más estable y responsable. Sin embargo, esta es una identidad diferente a la que le confiere el Sol, ya que está orientada al ámbito de la sociedad (o a lo que consideramos un pilar de reglas a seguir). El entorno en el que vivimos y otras personas ayudan a moldear quiénes somos, así como los valores, las reglas y las convenciones sociales en las que aceptamos participar. Es la energía que hace que la persona trabaje dentro de sus límites.

Cuando actuamos correctamente, no hay necesidad de tener miedo al tránsito, ciclo o influencia de Saturno. Es el planeta que tiene la capacidad de impartir algunas lecciones que a menudo se consideran duras, pero sumamente útiles a lo largo de la vida. Después de los pasajes e interacciones de Saturno en nuestra carta astral, generalmente nos volvemos más disciplinados en nuestro enfoque en relación con la vida.

Saturno significa lapidación y un pequeño retraso, pero también el poder de lograr cosas grandes (y más consistentes) en la vida, haciéndonos enfrentar dificultades, sufrimientos u obstáculos para que podamos aprender la virtud de la resiliencia.

La casa astrológica donde Saturno está posicionado en la carta astral es donde está nuestro deber, donde debemos prestar más atención en nuestra vida. Es donde las cosas pueden ser un poco más difíciles, pero a la vez más sólidas si logramos actuar con responsabilidad, disciplina y madurez, donde podemos volvernos sabios y expertos.

Saturno se convierte en el juez de la casa donde se encuentra y solo daremos resultados si trabajamos duro, realizando correctamente las acciones necesarias dentro de los temas relacionados con ese sector.

El lado positivo de Saturno brinda cualidades relacionadas con la maduración personal, además de valentía en tiempos difíciles, resiliencia, la capacidad de controlar las emociones y los deseos, así como un buen sentido del sacrificio. Así, el individuo adquiere la capacidad de volverse más lúcido, humilde y prudente en sus acciones cotidianas.

Saturno asegura más organización y poder mental, combinado con paciencia y compromiso, cosas que ayudan con la capacidad de trabajo, el sentido del deber y la adaptación a las rutinas. Con una buena influencia de Saturno, la persona sabe aprovechar al máximo su tiempo, habilidades y energía, adaptándose perfectamente a las reglas y estándares sociales.

Su lado no armónico, en cambio, trae sentimientos de inferioridad e inadecuación, falta de confianza en sí mismo, una inseguridad que inhibe al individuo y abre puertas al pesimismo, el negativismo, el fatalismo y la vacilación. Sintiéndose indefensa, la persona puede llegar a deprimirse, sentir melancolía y hacer críticas despectivas sobre sí mismo y sus acciones, adquiriendo una postura sumisa o condescendiente, empezando también a preocuparse demasiado por lo que los demás piensan de él y dependiendo mucho de la aprobación social, admiración o reconocimiento. Dependiendo de la tensión de Saturno, el individuo puede volverse más codicioso, posesivo, egoísta o demasiado ambicioso. Esta ambición tiende a convertirlo en un adicto al trabajo, por ejemplo, entregándose demasiado a su trabajo.

Cuando una persona se embarca en esta ola sin poder desprenderse, puede sentirse mejor que los demás o no aceptar ser contrariada, volviéndose insensible, desconfiada y rencorosa. Suele volverse intolerante y pensar que es moralmente superior, actitudes que pueden ir acompañadas de críticas, censuras, inflexibilidad e intolerancia. De hecho, el individuo necesita la aprobación y el reconocimiento de los demás, pero no baja la guardia por miedo a no ser admirado.

¿Quieres saber cómo afecta esta información a tu vida?

Una energía relevante

Saturno es la energía que dice que el espíritu, una vez libre, ahora se ve obligado a vivir la realidad terrenal bajo ciertas condiciones. Su libertad total fue arrebatada y parcialmente transformada y ahora está sujeto a reglas y limitaciones. Las posibilidades que antes eran infinitas ahora se limitan a una vida llena de obligaciones, situaciones específicas y rutinarias. Saturno representa precisamente esta situación, simbolizando una especie de “castigo” que debemos cumplir, el aislamiento del espíritu que ahora se encuentra en una prisión y debe cumplir su destino material, siendo consciente de sus limitaciones y obligaciones.

Saturno simboliza todas las fuerzas que separan, limitan, restringen y crean fronteras. Son estas fuerzas las que estructuran, definen, organizan, disciplinan y controlan la realidad material. Habla de control y adecuación, causa y efecto. A diferencia de Júpiter, donde se destacan las fuerzas de integración y expansión, Saturno se ocupa de la contracción, del proceso de delimitación.

Si lo comparamos con un partido de fútbol, Saturno sería el límite del campo, las reglas del juego y el árbitro. Aunque a menudo se ve como una fuerza negativa, no podemos negar que también es una fuerza que simplemente hace que el juego exista, de lo contrario cualquiera podría hacer lo que quiera con la pelota sin rumbo fijo, sin objetivo, sin la sensación de la obligación cumplida.

La posición de Saturno en los signos muestra cómo una persona asume responsabilidades y desarrolla la madurez y la disciplina. Debido al reinado natural de Capricornio, Saturno también es un factor importante en la determinación de la carrera. Así como el medio cielo, la posición de Saturno en la carta astral puede ofrecer pistas importantes sobre el tipo de trabajo más adecuado para una persona y la carrera que puede seguir. Un individuo con Saturno débil, por ejemplo, puede tener más dificultades para avanzar en su carrera, y es más posible que al enfrentarse a pequeños problemas, sienta que en realidad se enfrenta una gran y pesada carga.

De todos modos, se puede decir que nuestros mayores logros pueden tener la participación de Saturno en algún nivel. La superación del atleta, el descubrimiento de un científico desacreditado, la victoria de aquellos a quienes nunca les fue muy bien en sus estudios... No es raro encontrar ejemplos de voluntad y determinación de personas que no se rinden en cuanto aparece la primera piedra en el camino. Saturno muestra dónde tenemos que trabajar más duro, los problemas o limitaciones que siempre nos atraen, donde tenemos la mayor dificultad, debiendo trabajar más duro para superar obstáculos y lograr objetivos.

Superando obstáculos

Puede parecer inconsistente, pero Saturno tiene el poder de generar más ganancias reales que Júpiter y Venus, considerados planetas benéficos y suaves, garantizando así una sensación más real de lo positivo que es actuar con resiliencia donde más la necesitamos.

La mayoría de las veces, Saturno solo retrasa las cosas, pero nunca reniega. A veces, este retraso puede incluso considerarse algo bueno, por ejemplo, en relación con la duración de la vida, la buena longevidad. Dependiendo de dónde esté posicionado o aspectado Saturno, genera beneficios a partir de cosas y proyectos más estructurados, donde la persona se siente más merecedora de los resultados que obtuvo que de haberlos adquirido por suerte o muy fácilmente.

Los aspectos de Saturno son muy importantes en una carta astral porque los temas de los planetas, casas y signos afectados por ellos se convierten en importantes lugares de atención, donde debemos trabajar duro para disfrutar los resultados. Saturno en conjunción con planetas que no tienen mucha afinidad puede generar resultados negativos. Incluso con planetas un poco más amigables o neutrales para él, puede causar ciertos retrasos. Pero cuando está en conjunto o bien aspectado con planetas similares, da buenos resultados.

Saturno en los signos y casas muestra cómo una persona busca estatus y reconocimiento, revelando áreas en las que intenta lograr algo de valor a los ojos de los demás. A medida que tiene éxito y evoluciona, sube un escalón más y Saturno está justo detrás de ella para recordarle que debe llevar su propia carga, ahora con más experiencia. Es el planeta que se ocupa de temas que son especialmente importantes para nuestro camino, haciéndonos encontrar orden y seguridad, además de la gratificante sensación del deber cumplido ya mencionada.

De él aprendemos que Roma no se construyó en un día, que la realización de una idea requiere tiempo y trabajo. Solo por medio del esfuerzo y la concentración desarrollamos el discernimiento, la fuerza de voluntad y la paciencia, características fundamentales para la verdadera evolución.


La influencia de Saturno Saturno en los Signos

La influencia de Saturno Saturno en las Casas Astrológicas

Descarga la aplicación ahora y accede a tu horóscopo personalizado

Saturno y tú...

Descubra la importancia del astro Saturno en tu carta natal.

Crea tu cuenta gratuita o inicie sesión para averiguar en qué signo o casa se encuentra este astro y cuáles son sus beneficios.



Los astros ahora...

Viernes, 21 de Junio de 2024 | 16h07
Sol 00° 45' Can
Luna
Cuarto Creciente
26° 02' Sag
Fase Gibosa
ver ciclo lunar
Mercurio 09° 10' Can
Venus 05° 24' Can
Marte 09° 11' Tau
Júpiter 06° 09' Gem
Saturno 19° 22' Pis
Urano 25° 16' Tau
Neptuno 29° 54' Pis
Plutón 01° 34' Acu R
Quirón 23° 00' Ari
Lilit 29° 08' Vir
Nodo Norte 12° 18' Ari R
Aspectos activosorbe
SolOposiciónLuna4.72
SolConjunciónVenus4.65
SolCuadraturaNeptuno0.87
LunaCuadraturaSaturno6.68
LunaCuadraturaNeptuno3.85
MercurioSextilMarte0.01
NeptunoSextilPlutón1.67
Leer más

Signos en Astrolink

Piscianos    8.94%
Arianos    8.82%
Cancerianos    8.81%
Geminianos    8.68%
Taurinos    8.60%
Acuarianos    8.27%
Leoninos    8.23%
Virginianos    8.22%
Escorpianos    8.06%
Librianos    7.91%
Capricornianos    7.88%
Sagitarianos    7.58%