astrolink-galaxy

Veja seu Mapa Astral Grátis!

¿Ya eres miembro de Astrolink? 

El elemento fuego

Fuego - Yang

Modo luminoso

9 minutos de lectura

El elemento Fuego en astrología representa acción, motivación y creatividad, siendo el combustible de Aries, Leo y Sagitario. Se considera cálido y seco. Tiene un alcance radiante, simboliza la expansión, el calor, la luz, el coraje, la voluntad de luchar, dominar y vencer, pero también favorece la elevación espiritual, la lucidez extrema y la purificación del alma. En los humanos representa la mente superconsciente. El símbolo del elemento Fuego es un triángulo que apunta hacia arriba y representa el deseo de escalar debido a sus cualidades cálidas y secas.

Las personas con abundancia del elemento fuego tienden a ser más optimistas, idealistas, dinámicas, ardientes, apasionadas, entusiastas, directas, espontáneas, ingenuas, expansivas, con más inspiración, motivación, coraje para imponerse, para asumir riesgos y afrontar desafíos. Siempre en movimiento, tienden a aceptar los desafíos de forma natural (de hecho, necesitan ese combustible para mantener el fuego encendido).

Su poder de liderazgo y sus logros son grandiosos. Los demás se ven obligados a seguir a la persona por la pasión que transmite, su confianza en sí misma es tan grande que hace creer a todos que el éxito está garantizado. Al donar el cuerpo y el alma a una idea o proyecto, la persona inspira a otros a donar de la misma manera, a creer con el mismo fervor que las metas se pueden lograr.

Suelen mostrar energía, determinación, ardor, perseverancia y pueden preferir mandar más que obedecer. Toda esta disposición puede traer más ajetreo e impulsividad. Su impaciencia puede hacer que empiecen cosas y no las terminen, especialmente si se aburren. Un fuego fuera de control, por ejemplo, puede ser muy peligroso, ya que el otro lado de la energía tiende a ser algo falto de tacto, demasiado ambicioso, violento, enojado, autoritario y agresivo, física o verbalmente.

Pueden ser un poco insensibles e indiferentes, a veces también egoístas y arrogantes. Cuando están enojados, tienden a lastimar a los demás, pero generalmente no guardan rencor. Antiguamente se les llamaba  las personas con “Ánimo Colérico”.

Fogo

De todos los elementos, el que probablemente se delate en un lugar más oscuro es el fuego. De ahí surgen cosas como la sinceridad, la objetividad y la tendencia natural a la ostentación. Pensar en un signo de fuego que siempre tiene que permanecer oculto es un antagonismo tremendo, porque para el fuego es importante dar su mensaje e impresionar con sus ideas. Están acostumbrados a pasiones pasajeras, donde pueden interesarse por algo y poco después desinteresarse. Con eso, podemos evocar esa máxima: “el fuego sólo arde mientras haya combustible”.

Y, de hecho, el fuego a menudo consume rápidamente su combustible. Como tal, está en su naturaleza aprovechar al máximo la vida, abrir la puerta a la creatividad, avanzar hacia nuevas ideas y empujar todo lo que toca hacia la aventura, el riesgo y la especulación. Su función es revelar, mostrarse, iluminar y dar más pasión y entusiasmo a las cosas.

¿Qué sucede cuando hay poca fuerza del elemento fuego?

Una persona con poco elemento fuego en la carta puede perder esa chispa espontánea, algo que sugiere mayor pesimismo, falta de voluntad e iniciativa. Cualquier obligación parecerá lo peor del mundo, se volverá extremadamente perezosa para hacer cualquier cosa. Y cuando alguien le pida algo, será casi seguro que la persona tenga esa mala voluntad típica. Ni hablar del aburrimiento, donde si no hay un estímulo externo, la persona querrá quedarse más adentro, evitando el contacto con el mundo exterior y sobre todo con amigos muy activos, que querrán arrastrarlo a alguna actividad.

Necesitan estímulos externos para salir de la inercia y pueden preferir seguir que ser seguidos, buscando inspiración y motivación en los demás. Incluso sienten la necesidad de expresar sus ideas y sentimientos, pero muchas veces prefieren reprimirlos. Cuando expresan algo, a menudo se equivocan en el tono o en el momento, creando más dramatismo que claridad. El desinterés y la apatía son palabras que pueden formar parte de su vida si la persona no busca alternativas para sacudirse el polvo. Necesita buscar algún propósito que realmente le genere interés, porque sólo podrá mejorar su voluntad y autoestima cuando realmente se involucre con alguien o algo.

Para recuperar la energía del fuego, una persona debe ayudarse a sí misma. Quedarse en casa con la mentalidad de "oh vida, oh mala suerte" no va a reavivar la llama. Piensa en cómo hacemos fuego en la naturaleza: tienes que juntar palos secos y frotarlos para producir una chispa. El fuego no existe, hay que producirlo a partir de alguna acción. Lo mismo vale para reactivar tus energías. Así, la persona debe hacer un esfuerzo para salir de casa, no debe evitar a los amigos, sobre todo a los más activos, ya que les sobra energía para prestar y motivar. El movimiento es el mejor "cargador de pilas", por eso debe hacer ejercicios, deportes, paseos, tomar el sol, en fin, cualquier cosa para activar su cuerpo.

Estimular la mente también es muy importante, ya que esto aleja el pesimismo. La persona debe involucrarse en nuevos proyectos, buscar algo que despierte su interés. Los nuevos desafíos ocupan la mente y traen propósito, cambiando la mentalidad y recanalizando la energía. Reavivar el Fuego trae acción nuevamente, la persona activa su ímpetu para perseguir metas con más determinación. Vuelve a asumir el papel principal, un papel más inspirador.

Al donar su cuerpo y alma a una idea o proyecto, la persona inspira a otros a donar de la misma manera, a creer con el mismo fervor que las metas se pueden lograr.

¿Quiere saber cómo puede afectar esta información a su vida?

Demasiado fuego también puede quemar o cegar

Por otro lado, si la persona tiene mucha energía del elemento fuego en la carta natal, comienza a ver a sus seguidores no como individuos, sino como una masa que sirve a sus propósitos. Es decir, la persona tiende a utilizar a los demás para conseguir sus objetivos, sin tener en cuenta lo que siente y espera. Esto se debe a que la energía puede ser tan intensa que eclipsa cualquier obstáculo o persona en el camino del deseo. Cuando una persona quiere algo, lo persigue a ciegas y con todas sus fuerzas, asumiendo riesgos si es necesario. Sobre todo, porque ni siquiera sabe que se está arriesgando, porque el miedo es algo que casi no existe en su vocabulario. Todo lo que importa es obtener lo que anhela en este momento.

Pero, no todo gira en torno al ego. El fuego es también la llama de la vida, la chispa de la inspiración. Más fuego significa más poder creativo, más pasión por vivir. Por eso no es raro que las personas con energía de sobra de este elemento amen las aventuras, los grandes romances y persigan sus deseos con ardor. Sus sueños de grandeza pueden volverse más fantasiosos, lo que dificulta que la persona viva en la realidad del presente. Siempre está pensando en metas grandiosas para su futuro, pero sin saber separar lo posible de lo imposible, lo que hace que las responsabilidades del aquí y ahora sean casi insoportables. Esto despierta impaciencia y un temperamento más explosivo, donde todo debe ser a su manera, o no lo acepta de buena gana. A menudo descarga sus frustraciones con quienes lo rodean, incluso si la persona no tiene la culpa de nada.

Los signos regidos por el FUEGO

Los signos de fuego se muestran al mundo de diferentes maneras:

ÁriesAries es más inmediatez, queriendo ser el pionero, más fuerte o rápido, inspirador de la competencia. Es el signo que abre el camino a lo desconocido, que quiere vencer la inercia del tiempo, el fuego de los orígenes, la afirmación del Ser y la acción en su potencialidad. Fuerza, coraje, animación, independencia, innovación, competencia y aventura son palabras de peso dentro del ámbito ariano. Es un signo de enorme energía e impulsividad: “Yo inicio”, “Yo Soy”, “Yo Hago”.

LeãoLeo es más atrevido y quiere ser el mejor inspirando autenticidad. Aporta el placer de experimentar la vida con una visión optimista del mundo. Mente y corazón se unen para representar la individualidad y la expansividad del hombre de una manera más independiente, trazando una línea entre el Ser y el Existir, logrando pensarse, cuestionarse y analizarse de manera apasionada. La energía que irradia el fuego de Leo tiende a volverlo centralizador, pero a menudo de manera autoritaria, dominante, dictatorial o egocéntrica.

SagitárioSagitario es más entusiasta y exagerado, quiere ser el más sabio, optimista y pionero, inspirador de aventuras. Es la energía que expande el potencial del hombre, otorgándole un sentido de la moral y de la justicia extremadamente desarrollado, haciéndolo buscar el conocimiento, la verdad y el mejor camino correcto a seguir. El propósito y la razón de existir son ideales que fomentan un mayor conocimiento sobre todas las cosas, una entrega total de uno mismo.


Forzar a los signos de fuego a una condición de quietud extrema es una tarea ardua y prácticamente imposible. Cuando están en sus crisis, son como el ave fénix mitológica: logran dar la vuelta, resurgiendo de las cenizas. Tales energías tienden a estar siempre en movimiento y necesitan estarlo. Avanzar e ir más allá es uno de sus lemas. La naturaleza del fuego es actuar, porque ninguna llama tiene tendencia a la quietud.

También es la naturaleza del fuego subir, subir y subir. Es la energía Yang, que inspira la expansión, el lado positivo de las cosas. Siempre estará dirigido hacia arriba, remontándose hacia lo divino. Por lo tanto, muchos dioses mitológicos de la antigüedad tienen sus arquetipos retratados como: Aries (héroes, soldados y guerreros), Leo (artistas y reyes) y Sagitario (sacerdotes, filósofos y consejeros).

 Piensa siempre en el Fuego como algo más ardiente, idealista y abstracto, una energía que influye en la creatividad, las nuevas ideas, que suscita aventuras, impulsan la acción y nuestro lado artístico. Vivir el presente, pasar página de la situación, demostrar que la vida es buena y superarse son temas que siempre están presentes en tu cartilla elemental.

Categorías

O céu no momento...

quarta-feira, 17 de abril de 2024 | 05:13